Óptica Luna

jorge@claravision.es

976 32 22 01

Quemarse los ojos en verano

Tras pasar un día en la playa o la piscina puede ser que notemos la nariz sonrojada y que nuestros hombres arden. Esto es sinónimo de que nos hemos quemado con el sol, pero no es tan normal que nos percatemos de las quemaduras que pueden sufrir nuestros ojos al exponernos a los rayos solares.

Quemarse los ojos en verano

Los ojos también pueden sufrir este tipo de quemaduras. Los síntomas más comunes cuando esto sucede son el enrojecimiento, la irritación, el lagrimeo o incluso dolor. Se trata de una sensación molesta y que frecuentemente se achaca al cloro de la piscina o la sal del mar. Pero la realidad es que estos síntomas vienen dados por el sol, que puede dañar nuestra vista.

La exposición a la radiación ultravioleta tiene efecto acumulativo en nuestros ojos, siendo factor de riesgo para sufrir de patologías como cataratas, tumores benignos en los ojos, degeneración macular y  hasta pérdida de visión. Por ello, es importante que, al igual que nos ponemos crema para proteger nuestra piel cuando tomamos el sol, protejamos los ojos de la exposición al sol en horarios de alta intensidad usando gafas de sol.

Efectos del sol en nuestros ojos

El sol tiene beneficios para nuestra salud, pero también puede producir serios daños. Los investigadores han concluido que determinados tipos de cataratas están relacionadas con una prolongada exposición solar. Por estos motivos, hay científicos que recomiendan la utilización de gafas de sol, especialmente a las personas sensibles a la luz ultravioleta. Existen tres zonas oculares especialmente sensibles a los daños ocasionados por la luz solar:

  • La córnea: capa externa transparente del ojo. Una prolongada exposición al sol puede ocasionar una quemadura química en la vista que se manifiesta con escozor.
  • El cristalino: su función es proteger el resto del ojo.
  • La retina: membrana interna que proviene del nervio óptico.

Por último, hay que tener en cuenta que no todos los ojos reaccionan del mismo modo ante una agresión solar. Las personas con los ojos claros, por su mayor sensibilidad a los rayos solares, tienen más problemas que aquellas que los tienen oscuros.

Esperamos que con este blog conozcáis más sobre la salud ocular y, más en concreto, sobre cómo afecta el sol a la vista y la posibilidad de quemarse los ojos en verano. Para cualquier cuestión no dudéis en poneros en contacto con nosotros. Os esperamos en Óptica Luna.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies